La infinita cultura indígena del norte, en el Museo de San Pedro

0

Indígenas

Durante la época prehispánica, existieron grandes diferencias entre el desarrollo de las culturas al centro-sur del país y las del norte. Mientras que en el centro la abundancia de la tierra le permitió a sus habitantes convertirse en verdaderos dominadores del medio ambiente, en el norte sucedió lo contrario; el desierto y otros ambientes hostiles los llevo a ser expertos en adaptarse a su entorno.

Desde las profundidades del desierto y las montañas del norte del país llega a Puebla una muestra de 13 culturas originarias indígenas. Entre máscaras, cestas, muñecas, joyería, utensilios de cocina, instrumentos musicales, juguetes y vestimenta se presenta Norte Infinito, exposición en San Pedro Museo de Arte (4 Norte 203).

–La exposición tiene el objetivo de revalorar estas culturas del norte de México que son tan poco conocidas por la sociedad en general –dice Octavio Murillo, presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, durante un recorrido guiado por Norte Infinito.

Los 13 pueblos originarios indígenas retratados son los siguientes: kumiai, kiliwa, pai pai, cucapa, tarahumara, tepehuano del norte, pima, yaqui, guarijío, pápago, mayo, seri y kikapú, culturas presentes en Baja California, Sonora, Chihuahua, Sinaloa y Coahuila.

–Algunas de estas culturas tienen una tradición cultural binacional, es decir, comparten con culturas de Estados Unidos, como la Pápago y en particular el pueblo Kikapú en Coahuila, que tienen sus residencias de verano en México que es donde se desarrolla el ámbito ritual y en Estados Unidos son los dueños de grandes casinos.

Norte Infinito presenta 183 piezas entre las que también hay fotografía y video. Entre los objetos puede observarse penachos parecidos a los de los llamados pieles rojas en Estados Unidos (ya que efectivamente se comparte un lazo entre algunas de estas culturas y ellos), máscaras de venado, toro e instrumentos musicales únicos hechos a mano que se usan en ceremonias y rituales específicos. A diferencia del arte de las culturas del centro y sur del país, estás en su mayoría presentan colores más oscuros y uniformes, con una gran cantidad de ocres.

Entre los trajes que se usan en fiestas especiales como año nuevo (que para los kikapú en es febrero) o semana santa. El ritual de semana santa, en especial, tiene rituales sumamente interesante, como platica Octavio Murillo.

–La semana santa es un complejo ritual muy grande en el norte de México, sobre todo entre los pueblos yaqui, mayo, guarijío y tarahumara. Estos pueblos tienen una organización muy grande donde interviene toda la comunidad. Realmente ocupan el calendario católico pero tienen que ver con todo un asunto de mucha profundidad de la cosmovisión antigua, entonces, por ejemplo, en el desarrollo de la semana santa yaqui y mayo, además de pascualas y venados, hay los judíos o fariseos, dependiendo de la región, que son los entes malignos.

Foto: Ambar Barrera

Durante los 40 días de duración de la semana santa, estos judíos hacen “maldades”. De hecho, durante todo ese tiempo se suspende el orden tradicional del gobierno local y cualquier tipo de oficio religioso para que realmente los judíos tomen el pueblo hasta la crucifixión de Cristo donde se reestablece el orden normal también en señal del triunfo del bien sobre el mal.

Las máscaras usadas (como las que usan los judíos, que representan animales) se queman al final de todos los rituales, sin embargo, esta colección ha rescatado algunas de esas máscaras y otros artefactos que estaban destinados a ser destruidos para finalizar el ritual.

–La colección de la CDI justamente tiene su importancia porque rescata directamente de las comunidades y de los rituales más profundos de ellas los objetos que ustedes pueden ver aquí. Eso quiere decir que esa máscara se libró de ser destruida pero tiene ahí su carga porque no acabó su ritual.

El riesgo de pérdida de las culturas

Igual que las máscaras, hay objetos, tejidos, cestas o técnicas en la elaboración de utensilios y arte propios de estas culturas que no se hacen más. Lo mismo sucede con la lengua, con la que se mide qué tanto en riesgo está una cultura de desaparecer.

Hay casos extremos como el de los kiliwuas donde quedan sólo 5 personas que hablan la lengua, contra otros como los Tarahumaras que tienen más de 54 mil hablantes. Justamente otro de los objetivos con esta exposición es hacer conciencia sobre la pérdida de esta riqueza cultural, como lo dice Murillo.

Entre las piezas históricas de Norte Infinito se encuentra un tejido rarámurí que ya no se realiza más desde hace un par de décadas, aunque también es importante decir que la concepción de sus obras (como arte) es diferente a la que se tiene de lo producido por las culturas del centro.

–Los pueblos indígenas del norte viven una condición distinta respecto a lo que estamos acostumbrados a ver de procesos, por ejemplo de discriminación en el centro de México. Son pueblos cuyas culturas son muy valoradas y su producción artística es considerada como tal y no como artesanía, se venden en mercados internacionales a precios muy altos o son colectadas por personas que hacen acervos de ese tipo.

Uno de los mejores ejemplos del alto valor artístico de estos objetos es el de la cestería, una de las artes más antiguas del mundo, en la que cada cesta es hecha de fibras diferentes de acuerdo al aprovechamiento de los materiales que les provee el medio ambiente como palma, sauce o incluso hojas de maíz. Lo mismo sucede con las técnicas, que tienen cada una sus particulares.

Foto: Ambar Barrera
Foto: Ambar Barrera

–La cestería tiene conocimientos técnicos muy complicados. Podemos ver tejidos dobles y una variedad de tejidos en espiral y otras técnicas que demuestran que tienen un valor tecnológico muy grande y que también nos hablan que las artes, a diferencia de las concepciones externas, tienen una utilidad, no son sólo para contemplar, tienen un uso.

Norte Infinito permanecerá hasta mediados de noviembre en un horario de martes a domingo de 10am a 5pm. Los domingos la entrada es libre y de martes a sábado la entrada general tiene un costo de 25 pesos y de 20 pesos para estudiantes, profesores, adultos mayores y personas con diversidad funcional.

FUENTE: Lado B

 

Leave A Reply

FEMCAI - Frente de Medios de Comunicación Alternativos Independientes
Fundado el 1º de julio de 2014.