“Bajo La Lupa” – por Alfredo Jalife-Rahme (@AlfredoJalifeR_)

0  

EU sale de Turquía; Rusia llega a Irán; chinos en Siria, y Putin en Crimea

Una calle de Alepo, en el norte de Siria, bombardeada el 8 de junio pasado. Foto Ap.
Alfredo Jalife Rahme, profesor en la UNAM y publica regularmente en periódicos como La Jornada y el El Financiero. También es un comentarista frecuente en diversas cadenas internacionales de televisión como CNN en español y TeleSUR.
El naciente eje de Rusia/Turquía/Irán cobra forma en el teatro de batalla de los países que colindan con el triángulo marítimo del mar Mediterráneo/mar Negro/mar Caspio (http://goo.gl/qTURPv).

Los mares Negro y Caspio bañan con sus agitadas olas geopolíticas el incandescente pilar terrestre del Transcáucaso, que forma parte de los nuevos “Balcanes Euroasiáticos (http://goo.gl/nkxpca)” formulados por Zbigniew Brzezinski, ex asesor de Seguridad Nacional de Carter e íntimo de Obama, con el fin de desestabilizar las entrañas islámicas del RIC (Rusia, India y China) mediante la añeja instrumentación yihadista sunita por la CIA desde hace 37 años (http://goo.gl/F0kghK).

Por la naturaleza propia de las cosas, como hubieran expresado los clásicos helénicos, hoy los actores en juego han desplegado en torno del triángulo marítimo una serie de dramáticos movimientos tácticos en una sola semana cuando resaltan cuatro hechos superlativos que pueden ser calificados de game changers (puntos de inflexión) en el tablero de ajedrez regional: 1) retiro de las 90 bombas nucleares de EU/OTAN de la base Incirlik, en Turquía, para ser reinstaladas en Rumania; 2) utilización espectacular de los estratégicos aviones rusos Tu-22M3, de uso dual (nuclear y convencional), en la base aérea de Hamadan en Irán, con el fin de bombardear específicamente a sus enemigos comunes: los yihadistas sunitas; 3) visita sorprendente de militares chinos a Siria para apuntalar al régimen de Bashar Assad, y 4) inusitado arribo del zar Vlady Putin a Crimea, en el corazón del mar Negro, en medio del recalentamiento del contencioso ucraniano y su región rusófila del Donbas.

¿El precipitado retiro de las ominosas 90 bombas nucleares de EU/OTAN en Incirlik (http://goo.gl/WmuZP0) fue el catalizador de las otras tres jugadas operadas por rusos, iraníes y chinos, con la tácita connivencia y conveniencia de los turcos?

Lo más relevante es el estridente silencio de los usualmente cacofónicos multimedia occidentales, con excepción singular de la prensa israelí que externa su preocupación, sobre los evocados cuatro movimientos.

La visita del sultán Erdogan a San Petersburgo, ciudad natal del zar Putin, rinde sus frutos y se puede conjeturar que el forzado retiro de las 90 bombas nucleares forma parte de una mayor coordinación del nuevo eje Rusia/Turquía/Irán que obliga a la dupla EU/OTAN a replegarse a Rumania –que forma parte de los grandes Balcanes y sus volcanes geopolíticos– cuando Obama ya había avanzado sus piezas misilísticas de su ajedrez nuclear en los países Bálticos y Polonia con el fin de asfixiar a Rusia.

En sincronía al retiro de las 90 bombas nucleares de EU/OTAN en Incirlik, se insinúa que su lugar puede ser sustituido por los aviones estratégicos de Rusia, mientras se decide la batalla del destino de Siria en la crucial guerra por la captura de Alepo, que constituye el barómetro y la prueba de fuego del nuevo eje Rusia/Turquía/Irán.

Ahora Pekín se coloca en el asiento trasero conducido por Rusia en Siria, donde llegó una importante delegación militar del Ejército de Liberación Popular (ELP) de China con el fin de detener el retorno subversivo de uigures yihadistas a la región autónoma islámica de Xinjiang (http://goo.gl/fVT4Kr).

Zhao Weiming, de la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai, comentó que se trata de una respuesta, en la esfera de influencia de Washington en Medio Oriente, a la interferencia militar de EU en el patio trasero de China: el mar del Sur de China. Tampoco China tiene la intención de ofender (sic) a los países árabes predominantemente sunitas encabezados por Arabia Saudita.

Un año atrás, el almirante chino Sun Jianguo, vicejefe del estado mayor del ELP, había visitado Irán con el fin de profundizar los lazos bilaterales militares (http://goo.gl/ZWclJ4).

Era cuestión de tiempo la consolidación de la coalición C4+1 –Irán/Irak/alawitas de Siria/Hezbolá libanés más Rusia (http://goo.gl/4PEZUY)–, a la que se puede sumar la sunita Turquía en su fase de posgolpe y de su colisión con EU y la OTAN.

Después de 70 años (¡supersic!), Moscú regresa militarmente a Irán, ahora a la base área de Hamadán, donde serán colocados los antimisiles de ensueño S-300 recientemente entregados a Teherán con el fin de proteger tanto los aviones de Rusia como el cielo persa a un ataque artero de Israel (http://goo.gl/so9ah3).

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, arremetió contra la OTAN, de la que es miembro prominente Turquía, por no cooperar en materia de transferencia de tecnología e inversiones conjuntas, lo cual orilla a Ankara a considerar establecer lazos militares con Rusia. Muy severo, Cavusoglu fustigó que Occidente maltrata a Turquía y a Rusia como “países de segunda clase (https://goo.gl/NyU7W6)”.

Quedan atrás el derribo del avión ruso y la acerba crítica de Erdogan de que el mar Negro era un lago ruso. Hoy Turquía hasta se aleja en forma asombrosa de la política de Occidente en Ucrania.

Es cuestión de tiempo la ruptura de Turquía con la OTAN y su simultánea incorporación al Grupo de Shanghai, que encabezan China y Rusia, como refiere Michael Maloof, prominente ex funcionario del Pentágono: El presidente turco Erdogan ha renunciado básicamente a la OTAN y aún a la Unión Europea y voltea a ver a Oriente, para conectarse, a mi juicio, con los pueblos túrquicos desde el desierto de Gobi hasta el Transcáucaso.

Según Maloof, Rusia busca la ayuda de Turquía para contener y controlar a los sunitas islámicos, a los yihadistas sunitas en Siria, pero también para convertirse en una influencia regional en Medio Oriente.

Turquía, Irán, Pakistán e India anhelan integrarse al Grupo de Shanghai, que ha evolucionado desde su matriz geoeconómica a una agrupación contraterrorista.

Maloof acepta que EU está quedando fuera de Medio Oriente, en referencia a su papel en Siria, donde, después de la guerra, el presidente sirio ha prometido gratificar a Rusia, Irán y China con el gran negocio de su reconstrucción (https://goo.gl/SKlgoP).

Mientras la flota rusa lanzaba desde el mar Mediterráneo los célebres misiles crucero Kalibr contra objetivos yihadistas y colocaba otros misiles en el mar Caspio, el zar Putin se apersonó en Crimea en medio de notables juegos de guerra de gran envergadura en el mar Negro.

¿Espera el presidente ruso una réplica de EU mediante su aliado rusófobo de Kiev, que se ha puesto muy nervioso?

Obama sigue jugando golf en sus vacaciones en Martha’s Vineyard a menos de tres meses de la crucial elección presidencial de su sucesor(a), a quien legará el caos global que sembró en su confrontación dual contra Rusia y China.

El empantanamiento de la ex URSS en su fallida guerra de Afganistán, que llevó a su implosión, impidió su salida a los mares calientes.

Hoy, 37 años más tarde, Rusia consigue salir doblemente a los mares calientes: con su conexión al mar Mediterráneo, afianzada mediante su reconciliación con Turquía (sumada de las bases rusas en Siria), y ahora con Irán, que le puede brindar una salida superestratégica al océano Índico.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Fuente: La Jornada

Comments

Leave A Reply

FEMCAI - Frente de Medios de Comunicación Alternativos Independientes
Fundado el 1º de julio de 2014.